Audrey Aleen Allen apareció en más de 10 sesiones desnuda para Playboy, luego se pintó el cabello y pretendió llamarse Audrey Andelise intentando no ser asociada con la Playmate of the Month Jun 2013 y así poder quitarse la etiqueta de conejita. Todo esto ocurría entre 2013 y 2015 donde se dio a conocer y que más de la mitad del mundo le había visto hasta el alma en sus fotos y videos que aparecían en todas los sitios de internet.

Pero esa es una historia común, una chica que quiere ser Playmate y luego de serlo ya no quiere. Los casos documentados se cuentan en ciento de miles a lo largo de muy poco tiempo y después de terminar esta entrada se seguirán contando. Es como la resaca luego del alcohol. Pero con Audrey resulta un poco más complicado todo, una chica tan bella no se olvida fácilmente, sobre todo si es rubia y empieza a desnudarse tan joven, porque mientras pasan los años y siga estando divina, seguiremos pensando en ella.

Ahora mismo debería tener unos 25 años, lo que la mantiene en división de jovencitas ardientes todavía y por unos años más. Pero más importante de todo es el calibre del material que se haya hecho de ella, porque si te quitas las ropa en una revista que nadie conoce se te hace más fácil que te olviden, pero en Playboy es mucho más difícil todo.

Otra cosa es que antes de ser elegida para posar para la revista ella hizo dos casting hasta quedar seleccionada, y asumo que habría hecho cien si fueran necesario, ya que ella misma dijo un par de veces que desde muy chica su sueño era aparecer en la revista, obviamente sin ropa. Entonces, ¿luego ya no quiere?

Pues bien, lo cierto es que Aleen Allen se quería aprovechar de la fama del magazine para impulsar su carrera como famosa, ella quería ser una celebridad igual que Kim Kardashian, pero obviamente es bonita y el mundo requiere que los trolls sean feos. Aunque de todas formas a esta chica no le ha ido tan mal que digamos, igual vive como toda modelo: paseando por el mundo en yates y aviones privados que nadie sabe quién es el dueño y luciendo siempre ropa costosa que nadie sabe quién paga.

Y el glamour siempre está presente, así sea desde su cuenta de Instagram en esa foto de un selfie en un hotel en algún lugar del mundo que nadie sabe. Además, quien creó su página de Wikipedia fue generoso y entre sus profesiones puso conductora, aunque no quedó claro que conduce, sabemos que fue un regalo producto de un deseo desesperado de algún hombre. Es algo así como enviar un una fotowebo en alguna red social. Pero no tan patético.

Mas Vaginas Famosas